Catorce

Dolor

Hoy es catorce. Te fuíste un catorce. Todavía me duele como aquel día. Dicen que el tiempo lo cura todo pero para mi, tu ausencia se hace más real, y por ello también más dolorosa. Aunque me gusta pensar que no te has ido del todo. Muchas mañanas, estando en el patio, viene a saludarme una mariposa. Quiero pensar que siempre es la misma. Revolotea a mi alrededor y me parece escucharte en susurros: “Estoy aquí. Siempre estaré a tu lado”. Entonces consigues arrancar una sonrisa entre mis lágrimas. Echo tanto de menos nuestras conversaciones, tus sabios consejos, el ir al aeropuerto a buscarte y abrazarte como si no lo hubiera hecho en años. Quiero que todo eso vuelva pero se que no es posible. Solo me queda disfrutar de cada uno de esos maravillosos recuerdos que a lo largo de tu vida, con mucho esmero me regalaste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s